bataller-tornero-nolimetangere

Noli me tangere / Josep Tornero / Galería Alejandro Bataller

Josep Tornero conjugando conceptos opuestos transmite a la pintura una tensión que desborda los márgenes del lienzo.

Es inusual el oxímoron conseguido por Tornero en sus cuadros. Las figuras, predominantemente desnudos masculinos, generalmente autorretratos, transmiten desde su posición de reposo, sensación de potencia. Y tienen mayor interés cuanta mayor energía contienen.

Unas veces Tornero se retrata aterido y casi lo vemos temblar. Parece que es de frío pero pronto identificamos que la agitación la produce algún pensamiento insoportable. Otras, parece haber conseguido templar sus sensaciones y nos da la impresión de encontrarse en un estado de gracia evadido de todo. Pero aun así no alcanzamos a saber si flota, si respira profundamente ante algo inevitable que se avecina o si por el contrario no ha logrado la levedad sino que cuelga como un animal desollado.
Las pinturas de Josep Tornero son en su mayor parte autorretratos despojados de todo. Incluso aquellas en las que solamente aparece su rostro, nos transmiten idea de desnudez, de precariedad. Y no se trata de que veamos los pequeños cuadros con su semblante con la mirada contaminada por los desnudos de cuerpo entero, es que el artista retrata al hombre frente a sí mismo, desvalido, en diálogo consigo mismo. Sin nada superfluo que lo arrope. Sin ningún atributo retórico alardeando de méritos mundanos. Nos muestra un hombre empequeñecido ante lo que le rodea y apenas incapaz de soportar sus propios pensamientos.

Ya sea con los ojos cerrados o abiertos, encogido o estirado, el personaje está siempre al borde del estallido. Bien porque nos parece ver el escalofrío que recorre su cuerpo, bien porque el momento de calma logrado es pasajero, como la anestesia que produce el propio dolor.
Tornero parece pensar: “Estoy soy, apenas un hombre vulnerable. Y expongo mi indigencia a vuestra mirada. ¿Vosotros no sufrís al sentiros frágiles ante la brutalidad de la vida con toda su belleza, placer, amargura y desencantos? Noli me tangere, no me toques, ya sufro bastante con mis propias experiencias. No quiero conocerte. No quiero que me estreches la mano ni me abraces. No quiero tener que despedirme ni verte envejecer. Déjame solo, con la insoportable conciencia de que vida y muerte son una misma cosa.”

Tornero da un giro a la tan manoseada expresión Noli me tangere. Pronunciado así por el artista, se reconoce mortal, y casi parece enfadado por nuestra curiosidad, cuando asume la terrible carga que soporta al estar dotado de una conciencia tan exacerbada. La percepción que tiene de su condición perecedera, prescindible, es demasiado intensa, irritante. La levedad del ser le pesa como una losa cada vez más próxima.
Uno de los sorprendentes logros de Josep Tornero es transmitir ese sentimiento tan profundo con la sola pintura monocroma de un cuerpo desnudo y avivar en nosotros la misma presión de saber que todo es transitorio y no tiene finalidad alguna.

Pero lo más importante es la estructura narrativa en que se enmarcan las pinturas de Tornero, que se comprenden mejor vistas en conjunto, como episodios. Por una lado, se apropia de dos técnicas que proceden de la novela modernista, el monólogo interior y el fluir de la conciencia. Y por otro, involucra al espectador como un lector postestructuralista creador de significado.

La habilidad para retratarse, la mímesis, pasa a un segundo plano. No se trata de la capacidad pictórica, fuera de toda duda, sino de la narración que sostiene. Tornero pone en diálogo la mímesis con la diégesis, mostrar con contar. Su retrato, hace presente el autor, pero lo obvia, al dirigir nuestra atención hacia su conciencia.

Cierra el proceso cuando consigue hacernos conscientes del diálogo interior del artista-personaje. Los autorretratos de Josep Tornero son momentos del ser, expuestos a un espectador que ya no es modernista, y que inevitablemente dotará de significado propio a la conciencia del narrador. Es esa diégesis negociada la clave de los inquietantes cuadros de Josep Tornero.

Noli me tangere
Josep Tornero
Galería Alejandro Bataller
Valencia
Del 22 de diciembre al 31 de enero de 2011

Publicado en:
ValenciaArte. Noli me tangere. Josep Tornero en Galería Alejandro Bataller