canem-reyfueyo-califgrafies

Cal.ligrafies de l’instant / Manuel Rey-Fueyo / Galería Cànem

Los grandes cuadros de Manuel Rey-Fueyo tienen que ver con una mirada formada tras la lente de la fotografía y el cine.

El pintor parece subyugado por los juegos de sombras y reverberaciones que genera la luz atravesando espacios o pequeñas oberturas que la canalizan en lugares cerrados. Nos recuerda el trabajo de los grandes fotógrafos checos del siglo XX.
Como el marginado y olvidado Miroslav Tichý (1926-2011), recuperado por Harald Szeemann ya en el siglo XXI, que hacía vaporosas fotografías con cámaras artesanales construidas con desechos, y que se tenía por pintor. El régimen comunista primero lo tomó por loco peligroso y lo tuvo encerrado para después prohibirle pintar. O como František Drtikol (1883-1961) con quién Rey-Fueyo comparte el gusto por mezcla de sombras y con el constructivismo de las primeras vanguardias. O el interés de lo orgánico de Jaroslav Rajzín. O la abstracción de Jaroslav Rössler (1902-1990). Si tomamos todas estas referencias y las tamizamos por un modo de ver aun más condicionado por la hibridación que el que tenían estos artistas, podríamos decir que Manuel Rey-Fueyo tiene más de fotógrafo que de pintor. Si Tichý, hacía pintura con un medio fotográfico, Rey-Fueyo hace fotografía con un medio pictórico.

Mientras que el papel fotográfico es sensibilizado con luz, Rey-Fueyo añade pigmento para cubrir el blanco del lienzo. Las reservas del cuarto de revelado se transforman en veladuras utilizando barnices y medios grasos para diluir el óleo. El papel es suplantado por lienzos de gran tamaño. Y la fotografía que empezó siendo pintoresca, retrataba aquello que se creía digno de ser pintado, ahora es tema de la pintura.

Rey-Fueyo parece pintar el proceso de una fotografía estenopeica. En estas cámaras un rayo de luz atraviesa un pequeño agujero. El artista quizás retrata la luz entrando a la cámara oscura a través del estenopo junto con la aberraciones que se producen en esta toma directa. El resultado son las sugerentes Caligrafías del instante que presenta en Galería Cànem.
Paradójicamente, el proceso de pintar estas instantáneas es lento, reposado. El tremendo oxímoron que produce Rey-Fueyo dando una cadencia larga a lo fugaz, es inquietante. Se suma a la abstracción formal, en cierto modo nostálgica como en Drtikol. Una nostalgia por algo que apenas recordamos, o no queremos recordar y que nos atemoriza por nuestra falta de valor. Esto unido a cierto ambiente onírico, también como en Drtikol, que en el checo estaba enlazado con el expresionismo y el surrelismo. Probablemente el final del cortometraje mudo El amante menguante contenido en la película de Pedro Almodóvar Hable con ella está inspirado en una fotografía de František Drtikol.

Tras los cuadros hay un relato agazapado. Como un relato dentro de otro. Como una película a punto de empezar. Tal vez el primer fotograma de una sesión de cine negro. Podría ser una imagen de El halcón maltés, que inicia dicho género, en un brumoso San Francisco cuando las volutas del tabaco eran todavía como el aura de los estrellas de cine. O un extracto de El hombre elefante condenado a permanecer oculto.

Colocarse delante de un cuadro, o mejor aun, de un grupo de cuadros de Manuel Rey-Fueyo debe plantearse como hacerlo delante de Mark Rothko. Especialmente de la obra de su etapa final, cuando se llena de oscuridad. Estas obras requieren silencio, tiempo, reposo, y sobre todo, valentía. Enfrentarse a estos cuadros es como enfrentarse a uno mismo. El relato agazapado en cada cuadro es el relato agazapado en la mente de cada uno. Para dotar al espacio de la Galería Cànem de la tensión de la Capilla Rothko hace falta ambición y esta reside en cada uno. Solamente los espectadores que se aventuren a ser transformados por la pintura, solamente aquellos que estén en disposición de contemplar estas obras aceptando la verdad que sobre sí mismos les responde la pintura, solamente los audaces, los osados –Audentes fortuna iuvat– serán sonreídos por un arte que tal vez les hará vibrar.

Cal.ligrafies de l’instant
Manuel Rey-Fueyo
Galería Cànem
Castellón
Del 3 de febrero al 20 de marzo del 2012

Publicado en:
ValenciaArte. Cal.ligrafies de l’instant. Manuel Rey-Fueyo en Galería Cànem