Two sticks and a cross are easily confused / Hell’O Monsters / Espai Tactel

El pynchoniano mundo dibujado por Hell’O Monsters en TWO STICKS AND A CROSS ARE EASILY CONFUSED rompe las reglas físicas para regirse solamente por las normas de los inventores de historias.

Hell’O Monsters no ilustra historias, las cuenta. Es sin duda la capacidad narrativa, las dotes creativas, lo que hace su trabajo tan sugestivo. Del mismo modo que los grandes escritores de la literatura posmoderna americana ellos generan su propio discurso, establecen su marco de acción, sus reglas, y se las saltan cuando les viene en gana.

Los dibujos de este equipo artístico salen del marco para expandir su sutil trazo por el muro o incluso toman cuerpo a modo de instalación. En sus exposiciones podemos ver como un escultórico personaje de tamaño humano nos induce a la duda de saber si ha salido del dibujo o los dibujos han salido de su mano, o de su mente. O quizás todo es fruto de nuestra imaginación. Es básica esta ruptura de los límites de lo real en la concepción espacial de Hell’O Monsters. Una vez aceptas la narración dibujada como verdad, le perteneces. Las cosas ya no ocurren en el ámbito de la realidad sino de la ficción. Y esta, tan rica como atractiva, nos seduce como un libro tan interesante como inagotable. Sus figuras una vez llevadas al papel parecen tener vida propia, con su propia actividad discursiva, tanto que parecen generar nuevos dibujos. En permanente estado lúdico se diría que se han adueñado de un mundo paralelo y campan a sus anchas correteando de un lado a otro.

La pujanza del dibujo en el arte contemporáneo es un hecho que ha venido quedando patente en la última década feria tras feria y muestra tras muestra.
La lista de artistas es extensa, con grandes figuras, trabajos y proyectos. Hell’O Monsters se mueve en ese ámbito del arte que no se sujeta a géneros y que no se supedita a tendencias o al mercado. El dibujo ya no está al servicio sino de sí mismo y comparte escena con otras técnicas, para emborronar los lindes de su área de desarrollo. El dibujo se contradice a propósito y desdibuja sus funciones tradicionales. En el caso de estos magníficos artistas sus instalaciones están supeditadas al dibujo, forman parte de ellos, y de este modo sus dibujos abarcan tanto las dos como las tres dimensiones.

Los elementos que utilizan aluden a la volatilidad del ser, a la mutación constante. Los personajes están revestidos de diversos colores, no tienen cuerpos uniformes y se combinan para formar otros seres. El espacio no tiene un punto de fuga definido ni una línea de horizonte firme. El muro del que penden los dibujos está intervenido para romper las dos dimensiones también hacia adentro, hacia detrás. La instalación la destruye hacia delante. La mirada del espectador no puede acotar un espacio con unas pautas intemporales. La razón no encuentra su lugar. Los dibujos de Hell’O Monsters hacen desaparecer la solidez del mundo real. Jérôme Meynen, Antoine Detaille y François Dieltiens, los miembros del equipo, una vez han creado el campo de batalla adoptan la actitud de sus propios personajes generando un interminable ir y venir del creador al objeto creado. Este movimiento sostiene la narración atrapando al espectador en el terreno de juego. Este es un área sin lindes, con nuevas figuras eclosionando, y en el que la acción se amplia permanentemente ante nuestra atónita mirada. Jérôme Meynen, Antoine Detaille y François Dieltiens funcionan como las figuras de sus dibujos y estos son como los Chicos del Azar, los tripulantes de la Inconvenience, la aeronave que aparece en Contraluz, la novela de Thomas Pynchon. Son navegantes -los artistas y sus creaciones- en un mundo cuyo reflejo -y ese es el doble juego- no es tal como se espera.

TWO STICKS AND A CROSS ARE EASILY CONFUSED
Hell´O Monsters
Espai Tactel
Valencia
Del 4 de mayo al 23 de junio de 2012

Publicado en:
ValenciaArte.  Hell´O Monsters en Espai Tactel