20150726_142627r600x400

The London Open 2015 / Sarah Roberts / Whitechapel Gallery

Una de las propuestas más interesantes en The London Open 2015 en Whitechapel Gallery, la trienal que muestra las últimas tendencias de la ciudad, es la instalación Ambersands, de Sarah Roberts. Como un collage escultórico, la artista combina presentación y representación. Hay objetos reales, y no hay una peana, pero hay vinilos y plásticos que configuran una suerte de espacio escénico determinado. Sin embargo, este espacio no está totalmente separado, el suelo y la pared de la galería se mezclan con los elementos dispuestos. La ruptura de la cuarta pared se produce cuando identificamos el suelo de la galería, el mismo que pisamos, a través de un recorte del vinilo que delimita de la instalación. No estamos estrictamente fuera de la obra. La obra y el espectador están en un mismo plano.

Los objetos están elegidos por lo que son, pero también por como son,  por su color, por su forma. Un ventilador es un aparato que reconocemos pero también una pieza rectangular blanca. Círculos pintados de colores, parecen traídos al espacio real desde un espacio pictórico, son tangibles, están presentes. La instalación funciona tanto como un espacio abstracto, por su combinación de formas y colores, como por la identificación, en un plano figurativo, de determinados elementos. Reconocemos el ventilador, el móvil, los cables eléctricos y los enchufes, el vinilo, las luces y el poliestireno pintado. Este último, parece haber sido descartado previamente, parece un elemento sobrante de otra obra y ahora ocupa un lugar casi de modo casual, casi inadvertido. La levedad, la que reclamaba Italo Calvino en Seis propuestas para el próximo milenio, habiendo tantos elementos en juego, es uno de los logros de esta propuesta. Siendo profundamente compleja, se nos antoja amable, refrescante, lúdica, accesible.

Un vídeo en un teléfono móvil deja abierta la negociación entre realidad y ficción. El teléfono es un aparato de uso diario cotidiano. El vídeo en el móvil es una representación de bolsillo, arte para llevar, to take away. El teléfono también es una pantalla, un espacio para las artes visuales, similar al espacio pictórico en un lienzo, similar a la instalación en la que se encuentra. Ese viaje de ida y vuelta, esa retroalimentación, pone en duda la presentación posmoderna tomada como dogma. Y es que nada es tan contradictorio como dogma y posmodernidad. Tan pronto como la obra está en un espacio escénico, tan pronto como hay un espectador, la representación entra en juego.

The London Open 2015

Whitechapel Gallery

London

15 July – 6 September 2015